lunes , 18 febrero 2019

5 hábitos que nunca hubieras imaginado que contaminaban

30/01/2015

¡No te volverá a pasar! Con estos sencillos consejos no volverás a contaminar por error y de paso cuidarás tu bolsillo.

1) Cocinar sin tapar las ollas: Cuando cocinamos sin colocar la tapa de las ollas o los sartenes el calor no se concentra y la cocción de la comida tarda más, por lo que se consume mayor energía. Con una acción muy simple vas a cuidar el medio ambiente y tu bolsillo.

2) Derramar el aceite en el lavaplatos: Limpiar una sartén engrasada puede ser muy dispendioso y es probable que caigamos en el error de vaciar el aceite sobrante en el lavaplatos. ¡No lo hagas! Se necesitan más de mil litros de agua para depurar un litro de aceite, además de que los residuos de este son una de las principales causas de bloqueos en las tuberías. Utiliza una servilleta para limpiar el exceso de grasas o si se trata de una cantidad mayor, viértelo en un recipiente y arrójalo a la basura (aquí aprenderás cómo). Con muy poco esfuerzo ayudas a reducir la contaminación de los ríos y te ahorras las visitas constantes del plomero.

3) Tener césped en el jardín: Para tener un bonito campo de césped verde se requiere de mucha agua, por lo que los expertos recomiendan sustituir el pasto por plantas autóctonas que necesiten menos riego. Una alternativa muy popular en la actualidad son los llamados ‘jardines secos’ japoneses. De esta manera tendrás un jardín a la moda y disminuirás tu consumo de agua.

4) Dejar conectados los cargadores cuando no los estás usando: La mayoría de nosotros solemos dejar conectados los cargadores de nuestros celulares y computadores aun cuando no estamos cargando nuestros aparatos. Pero ¡ojo!, se estima que solo el 5% de la electricidad gastada por esos cargadores es realmente utilizada para cargar nuestros móviles o portátiles, el resto se desperdicia mientras el cargador sigue conectado a la corriente. Si los desconectas ahorrarás energía y aumentarás la vida útil de estos.

5) Usar bombillos tradicionales: Muchas personas prefieren el uso de bombillos tradicionales porque generan una luz más cálida, pero estos consumen grandes cantidades de energía y es necesario cambiarlos con frecuencia pues tienden a fundirse. La mejor alternativa son los bombillos de bajo consumo, ya que tienen una vida útil más larga y optimizan el consumo de energía. De esta manera ayudarás al medio ambiente y no tendrás que subirte tan seguido en una silla para cambiar los focos.

¿Te gustó esta información para ayudar al medio ambiente y a tu bolsillo? Compártela con tus amigos a través de redes sociales y no olvides suscribirte en nuestro boletín informativo para estar al tanto de todas las tendencias ecológicas.

Artículos relacionados:

Share Button

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

*

 
Scroll To Top