lunes , 22 abril 2019

Ahorrar energía: ¡Una misión muy posible!

ahorro energía

Ahorrar energía no significa hacer sacrificios o reducir la calidad de vida. Todo lo contrario; es economía que cuida al planeta.

Ahorrar energía equivale a disminuir el consumo de combustibles y a evitar la contaminación en la atmósfera. Todo es cuestión de organización y estilo de vida; algunos cambios de hábitos y acciones sencillas pueden contribuir al ahorro de energía eléctrica y de agua que sirve para cuidar el medio ambiente.

Desconectar los aparatos tecnológicos mientras no están en uso, reutilizar el agua de la lavadora, usar bombillos ecológicos, cocinar con las ollas tapadas y cerrar la llave del agua mientras te enjabonas, son unas de las medidas básicas que se pueden usar para ahorrar energía. Lo mejor de todo es que se pueden aplicar desde casa.

Desconecta tu televisor mientras no lo estás usando

Aún cuando no están funcionando los aparatos electrónicos están consumiendo energía. Si el botón rojo o verde de un televisor está encendido, eso indica que aún hay un consumo activo que se verá reflejado, además de la factura, en el medio ambiente.

Por ejemplo, un computador conectado, aunque esté apagado, sigue consumiendo energía y si está en modo de ‘hibernación’ consume aún más energía que cuando está apagado pues, aunque esté en standby, sigue prendido y utilizando energía eléctrica. Lo mismo sucede si tiene un protector de pantalla activado: sigue consumiendo energía. La mejor forma de ahorrar la máxima cantidad de energía es desconectar los electrodomésticos cuando ya no están en uso.

¿Qué hacer? Es tan sencillo como desconectar los electrodomésticos de la fuente de energía cuando no están en uso. Si la preocupación es tener que desconectar uno por uno los aparatos, se puede acudir a una extensión en dónde se conecten varios dispositivos al tiempo, lo importante es que por lo menos antes de dormir, no haya desperdicio de energía.

Reutilizar el agua de la lavadora:

Para ahorrar energía y cuidar el planeta no es necesario salir de casa: al lavar la ropa también es posible contribuir al cuidado del medio ambiente.

Una lavadora utiliza entre 60 y 90 litros de agua por lavada, así que el agua que se usa no tiene por qué desperdiciarse.

En todas las fases de lavado se puede ahorrar: en la primera se puede recoger el agua en baldes y usarla para limpiar los pisos, el patio o la calle del frente de la casa, pues esa agua ligeramente enjabonada sirve para limpiar.

En la segunda, se puede almacenar la misma cantidad de agua, agregar más jabón y dejar que la lavadora complete su ciclo de lavado con esa misma agua.

En la tercera, se puede dejar el agua más enjabonada para limpiar los baños, lavar los zapatos o dejar ropa en remojo. Evitar el desperdicio de agua de la lavadora es una buena forma de contribuir con el ahorro de energía y el cuidado del planeta.

Cierra la llave del agua mientras te enjabonas

Un baño con regadera implica un gasto de agua entre 30 y 80 litros. Por eso, cerrar la llave mientras nos enjabonamos o aplicamos champú es una práctica sencilla que nos permitirá ahorrar agua y energía. Solo cinco minutos de ducha representan hasta 40 litros de agua desperdiciada. Es tan fácil como cerrarla cuando realices dichas tareas o tomar duchas rápidas.

Bombillos ecológicos: los ahorradores de energía

Un bombillo hecho de una manera simple con botella plástica llena de agua, tres cucharadas de cloro y una lámina, es equivalente a 55 vatios de luz.

Cambiando cinco bombillos convencionales por unos de bajo consumo de 28 vatios se podría tener una disminución de 340 kilogramos menos de gases de efecto invernadero.

20/05/2013

Imagen: www.ahorroenenergia.com

Share Button

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

*

 
Scroll To Top