Jueves , 29 junio 2017

Los mitos sobre el cuidado al medio ambiente vs. La realidad

En ocasiones creemos a ciegas en afirmaciones como que sembrar árboles es la solución para disminuir los gases del efecto invernadero o que ser veggie es sinónimo de cuidar el planeta. ¿Alguna vez has pensado en su veracidad?

mitos cuidado medio ambiente vs. La realidadFoto: http://buff.ly/1MFhBFy

 ¿Quieres contribuir al cuidado del planeta pero no sabes cómo? Es posible que en tu búsqueda hayas encontrado múltiples respuestas que te indicaban cómo dar el primer paso para llevar una vida eco friendly. Sin embargo, no vivimos en una película en donde todo siempre resulta a la perfección y es necesario que analices cada propuesta para saber si realmente estás haciendo parte de una consciencia verde colectiva o si, por desconocimiento, estás cometiendo errores fáciles de corregir para construir un planeta sostenible.

Hoy te explicamos algunas verdades sobre el medio ambiente, no del todo ciertas, para que puedas aplicarlas a vida diaria. ¡Presta atención! No significa que todos sean mitos y no existan caminos para crear una consciencia sostenible. Se trata, más bien, de hacer una pausa y analizar cómo con pequeñas acciones (bien ejecutadas) le das un respiro al planeta.

Sembrar árboles es la respuesta a la contaminación

¡Verdad incompleta! Sí: la siembra de árboles en lugares específicos ayuda a la limpieza del aire. Sin embargo, no es la única salida al problema de la contaminación en el planeta Tierra.

Existen estimaciones como que 22 árboles producen la cantidad de oxígeno diaria necesaria para la supervivencia de un ser humano. Sin embargo, las plantas no son las únicas responsables de purificar el aire. No tendrá ningún sentido centrarnos en plantar árboles en las ciudades si olvidamos prevenir el problema desde la raíz, que incluye, por ejemplo, la producción gases del efecto invernadero con nuestros vehículos. No separar bien las basuras y contaminar las fuentes de agua también contribuirán a la contaminación e incluso provocarán la pérdida de fertilidad de la tierra para sembrar árboles en algunos lugares.

Tampoco se trata de sembrar árboles “porque sí”. Debe haber un proceso previo en el que conozcas cuáles son las plantas propias de la región, para poder recuperarla, y un trabajo continuo que permita asegurar el cuidado del medio ambiente, sin abandonar los árboles.

Si vas a comprar un auto: ¡que sea verde!

¡Verdad incompleta! Uno de los ideales de la vida sostenible es tener un mecanismo de transporte que sea amigable con el medio ambiente. Sin embargo, la única respuesta no es comprar un auto ecológico que reduzca las emisiones de CO2. No olvides que siempre podrás utilizar el transporte público o la bicicleta, que tienen un impacto mucho menor (en el primer caso) o incluso nulo (en el segundo).

Si tienes el presupuesto para adquirir un carro, también puedes pensar en una opción que no sea completamente verde pero que produzca una cantidad reducida de emisiones de gases a la atmósfera. Hay algunos modelos no híbridos que incluso pueden llegar a utilizar menos combustible, son más económicos y también hacen un aporte al cuidado medioambiental.

Eso sí, si vas a comprar un auto, también debes saber que la producción de los vehículos en términos de energía utilizada equivalen a miles de kilómetros recorridos con tu carro actual. En total, sacar al mercado un automóvil nuevo puede producir cerca de ocho toneladas de CO2. ¡Lo mismo que produce haber recorrido 37.000 kilómetros!

Apagar las luces contrarresta las emisiones de CO2

¡Solo a gran escala! No decimos que dejes las luces de tu habitación encendidas todo el día y olvides apagar el televisor cuando salgas de casa… ¡Pero no es lo único que debes hacer para reducir las emisiones a la atmósfera!

Para generar un impacto global es necesaria la participación de millones de personas de manera simultánea, como en la Hora del Planeta, aunque no es tampoco una respuesta contundente a las emisiones de CO2 que produce la electricidad. Apagar las luces generará consciencia sobre lo que sucede con nuestro planeta y es una pequeña acción que podemos cultivar en nuestras familias y amigos, para que las generaciones futuras ya vengan con las bases del ahorro energético.

Algo similar ocurre con los electrodomésticos. No olvides que no basta con apagarlos sino que también debes desconectarlos para que no hayan ‘vampiros energéticos’ gastando electricidad.

Ser ‘veggie’ es más amigable con el medio ambiente

¡Mentira! Cualquier persona, sin importar sus preferencias a la hora de llevar comida a la mesa, puede contribuir con el planeta. Se trata, más ben, de hacer un consumo responsable de los alimentos: saber de dónde provienen, comer solo lo justo y separar bien los desechos.

En este ‘mito’, por llamarlo de alguna manera, también entra la comida orgánica, que se caracteriza por no utilizar elementos artificiales para su producción. El hecho de consumir estos alimentos no es del todo una ayuda para el medio ambiente. Son, en algunos casos, más saludables y de menor impacto en el inicio de la cadena productiva. Sin embargo, como se cosechan en lugares apartados de las grandes ciudades, el gasto de energía necesario para llegar a tu mesa borrará esa primera contribución.

¿Qué puedes hacer? ¡Consumir comida local! De hecho, por necesitar una menor inversión en transporte, puede salir más económico (¡y también son alimentos libres de pesticidas y químicos!)

Aclaración: si realmente quieres reducir tu huella ecológica desde la alimentación, tendrías que volverte vegano. Las carnes sí tienen un nivel mayor de emisiones en su cadena de producción, comparado con los vegetales y verduras. Sin embargo, algunos productos diarios de los que consumen los vegetarianos, como los quesos, tienen un impacto mayor en el ambiente (¡incluso que el pollo!).

La próxima vez que escuches alguna indicación para sumergirte en una vida más verde, recuerda analizarla para saber si realmente estás contribuyendo al cuidado medioambiental. ¡Ecoactívate!

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos a través de las redes sociales utilizando los botones de abajo. Recuerda también suscribirte a nuestro boletín dejando tu e-mail en la casilla de la parte derecha de esta página para continuar recibiendo artículos de tu interés.

 

Share Button

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 
Scroll To Top